Control de la activación: ansiedad y estrés.


 

Un elevado nivel de ACTIVACIÓN continuado hace que se atraviesen momentos críticos de cierta ANSIEDAD.

Las fobias, el miedo a hablar en público, el estrés... son claros ejemplos de situaciones que nos llevan a estados elevados de activación.

Las técnicas que ayudan a controlar el impacto de los excesivos niveles de estrés, se han mostrado muy útiles existiendo un gran número de ellas (desde relajación progresiva a la meditación). 

El BIOFEEDBACK es una de las menos conocidas al requerir de instrumentos para su aplicación.

Consiste en dar información en tiempo real, sobre algunos parámetros del organismo, información que sirve para entrenarse en controlar la actividad emocional.